MEDIA LUNA (1)

Hace muchos años, en un lugar llamado Moonway, un astrólogo descubrió una gran estrella a la que llamo Halfmoon. Esta, se encontraba en el lado opuesto de la Luna y solo se podía ver des de ese minúsculo pueblo. Sus habitantes estaban encantados, montaron una gran fiesta donde todo el mundo bailo y canto alegremente. Después de  ese gran descubrimiento, el pueblecito siguió con su vida.

Años más tarde, un viajero que paro a descansar en la posada de Moonway donde comento algo sobre la estrella Halfmoon. Los habitantes extrañados de que el visitante tuviese información no pudieron estarse de invitarlo, a quedarse, para que respondiese sus preguntas. Raymoon, que así se llamaba, acepto encantado de contarles todo lo que él sabía. Les contó una maravillosa historia que los dejo boquiabiertos.

Todo empezó con el descubrimiento de Halfmoon, explicó Raymoon, los pueblos vecinos a Moonway, empezaron a inventarse leyendas y a otorgarse méritos. En esa época yo aun no había nacido, pero mi abuelo me contó que la situación se descontroló un poquito. Una de las leyendas decía que está estrella tenía una cueva en la costa donde, guardaba un gran secreto. No sabemos como llego esta información al pueblo pero la gente se la tomo muy enserio. Muchos partieron en su busca y nunca volvieron, otros enviaron exploraciones para que les prepararan el territorio, tampoco vivieron. Todo aquel que intentará llegar hasta ahí moría de una forma inexplicable.

Entonces nací yo, mi abuelo dice que me parecía a la Luna caída del cielo. Mis padres que confiaban mucho en él, me pusieron Raymoon como el quería. Pasaron los años y yo crecí tranquilo en mi casita. Fuí a la escuela y allí hice amigos rápidamente. Lo pasábamos de maravilla, yo disfrutaba muchísimo de nuestras escapadas a las cuevas, aun no tenia idea sobre la leyenda de la cueva de la Luna. Pero un día estando allí alguien la mencionó y un montón de dudas empezaron a abrumarme. Día y noche pensaba en ello, mis padres ya no sabían como tranquilizarme, ¡ni mi abuelo podía! Pasó el verano, y el siguiente y con cada año que pasaba iba perdiendo parte de mi cordura.  Finalmente me puse investigar y un buen día encontré este pergamino.  Era la leyenda verdadera, aquí tenéis por si queréis leerla:

La luna tiene una hija, ella es muy diferente. Se parece a su padre, mucho, y a la Luna le duele. La hija, que es una estrella, no entiende lo que le pasa. Quiere mucho a su madre, pero no puede acercarse mucho. Pide consuelo al gran sabio quien le dice que ha de enterrar en la tierra parte de su corazón. Así lo hace, guarda en un cofre un trocito de su corazón y lo sella con una contraseña que solo un hijo de la luna puede descifrar. Si otro lo intenta morirá. La Luna es muy feliz con su hija, entiende el sacrificio que esta ha hecho por ella y esta muy agradecida. La hija esta un poco triste, siente que le falta algo. Un buen día se enamora y tiene un hijo al que llama Raymoon, lo envía a la Tierra porque ella no puede cuidarlo. Ella confía en que cuidará su corazón y que cuando lo encuentre sabrá que hacer con el.

Los señores del pueblo se quedaron algo sorprendidos. Nunca habían oído hablar de esa leyenda y mira que el señor que había descubierto la estrella aun estaba vivo y en el pueblo. Raymoon es el que estaba más sorprendido de todos, cada vez que la leía descubría algo nuevo y la historia había cambiado un poco. A si se lo hizo entender a los pueblerinos que a su vez se quedaron un poco preocupados. Todos llegaron rápidamente a la conclusión que la leyenda hablaba del viajero. Tenía una misión que cumplir y ellos lo iban a ayudar. Convocaron una reunión con el astrólogo y los habitantes que en su época vieron la estrella. Llegaron a varias conclusiones que Raymoon asimiló.

CONTINUARÁ…

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *